En Fernes puedes encontrar de todo para la industria, campo y hogar.

95699755_1850513425079757_7756633536970358784_n

Pero, también cuentan con diversos servicios, tales como:

  • Plomería
  • Electricista
  • Albañilería

A precios accesibles.

Están ubicados en la calle San José #306, junto a lavandería “La Chikis”.
Teléfono 2481285021.

https://www.google.com/maps/embed?pb=!1m18!1m12!1m3!1d3765.062416922564!2d-98.50210298578341!3d19.32309764918177!2m3!1f0!2f0!3f0!3m2!1i1024!2i768!4f13.1!3m3!1m2!1s0x85ce2a5420fda029%3A0x7273f49d7442ba81!2sSan%20Jos%C3%A9%20306%2C%20Centro%2C%20San%20Mat%C3%ADas%20Tlalancaleca%2C%20Pue.!5e0!3m2!1ses-419!2smx!4v1588802128948!5m2!1ses-419!2smx“>(Da click para abrir ubicación en Google Maps)

“Los Tiernos” es un puesto que tiene años de tradición dentro de nuestro municipio, por muchos también es reconocido como Las Hamburguesas de Doña Estela. Tiene fama de tener productos deliciosos con excelente elaboración y gran higiene.

Ofrecen:

  • Hamburguesas
  • Sincronizadas
  • Hot dogs
  • Y algunos especiales

Se encuentran ubicados en calle Campana, esquina con Vicente Guerrero #210, también pueden localizarlos en los siguientes teléfonos: 248 102 9139 y 248 492 99 57

(Dale click para que te dirija la dirección en Google Maps)

Tampoco olviden darle like a su página de FB  Hamburguesas, Sincronizadas y Hotdogs, “Los Tiernos”

95015480_253078499221693_522446522034421760_n

 

95489083_515184272718902_7679776050691178496_n

La Fuente de Chocolate es un negocio familiar que cuenta ya con varios años de servicio y experiencia, cada fin de semana ha brindado a sus clientes deliciosas alternativas de botanitas y más, entre los cuales se encuentra lo siguiente:

  • Frappés
  • Dorilocos
  • Papas locas
  • Fresas con crema
  • Yogurt y Danonino congelado, cubierto de chocolate
  • Choco bananas
  • Brocheta de fresa
  • Helados

Vayan a visitarlos están ubicados en calle San Matías #5, o puedes contactarlos al número 2481164771.

(Dale click a este enlace para que te dirija a la dirección)

WhatsApp Image 2020-04-29 at 2.03.27 PM (1)

 

Yoyo y Cebollita son una pareja de payasitos dedicados a brindar diversión en cada uno de tus eventos en los que te ofrecen:

  • Shows 100% blancos, con premios, sorpresas, malabares, magia y muchas cosas más. Con paquetes adecuados a tu economía.

Manejan también:

  • Shows para adultos.
  • Despedida de solteros(as).
  • Baby showers.
  • Decoración con globos.
  • Pintacaritas.

WhatsApp Image 2020-04-29 at 2.03.27 PM (3)

Ofrecen la opción de facturación a empresas y cubren eventos masivos.

¡Y muchas cosas más! Son totalmente profesionales en sacar sonrisas.

¡Más de 20 años de experiencia los abalan!

Se encuentran ubicados en Calle Independencia #526 San Matías Tlalancaleca, Pue. México. O  puedes localizarlos a los números de celular 2481037178, 2481626195 o 4810711 (número local).

Dale click para que te dirija a la ubicación en Google Maps

WhatsApp Image 2020-04-29 at 2.03.27 PM

54350230_416579035820036_6428254844431106048_o

 

The Homework es un espacio ubicado en San Matías Tlalancaleca, Pue., dedicado al reforzamiento de la educación, en el cual encontrarás:

  • Aprendiendo a leer; taller para enseñar a leer a los pequeños o a los que tienen problemas de aprendizaje.
  • Regularización a nivel primaria.
  • Asesorías particulares a nivel Secundaria y Preparatoria.
  • Preparación para exámenes de admisión para preparatoria BUAP y para licenciaturas en la BUAP, UNAM, IPN Y UATX.
  • Distintos talleres y conversatorios.

Somos profesionales en la enseñanza, contamos con más de 7 años de experiencia.

Puedes contactarnos directamente a nuestra página de FB: https://www.facebook.com/TheHomeworkSMT o a nuestro WhatsApp: 2481147439

 

Estamos ubicados en Calle San José #8  (Dale click para dirigirte a Google Maps)

 

Por: Eduardo Hernández

The Black Saint And Sinner Lady es una obra que parece haber sido pensada para la danza, es también una síntesis de toda su obra anterior y sorprende por su estructura, muy similar a la sinfónica.

En las aportaciones de los músicos llama la atención, por un lado, el empleo “español” de la guitarra, que recuerda, en parte, el pasado “chicano” de Mingus, y, sobre todo, el papel solista del saxofón alto de Charlie Mariano.

Charles Mingus (Kathy Sloane, photographer)
Fotografía de Kathy Sloane

La música presenta constantes cruces entre la tradición europea y el bop, tejido todo ello con el entusiasmo y vigor de la interpretación. Es una verdadera música romántica, escrita de modo exuberante para la orquesta, en la que destaca sobre todo el trabajo armónico muy cercano a lo modal y, por poner algún pero, quizá se eche en falta un toque melódico más convincente.

El disco es una obra maestra, imagen virtual de Ellington, y contiene todas las esencias de la música de Mingus.

Conviene, por lo demás, hacer notar que dos de los temas de su siguiente trabajo orquestal -el álbum “Mingus, Mingus, Mingus, Mingus, Mingus“-, “I X Love” y “Celia” fueron grabados en esta misma sesión del 20 de enero de 1963, la cual también fue la primera grabación del sello Impulse.

Nunca es tarde para acercarse a un género musical, y menos si uno comienza por Charles Mingus, hablar del Jazz y de Charles Mingus es un sinónimo de descubrimiento y de experimentación. Escuchar discos como Clown, Ah Um, The Black Saint And Sinner Lady y ver la ejecución que tiene al lado de Eric Dolphy en Belgica ’64 es una experiencia que se debe vivir al filo de la noche para romper el silencio que esta guarda.

Tal vez, desde mi opinión, es por eso que las radios universitarias manejan demasiado jazz, porque se vincula con la vida universitaria: con aprender, con experimentar, con descubrir o con redescubrir aquello que parecía olvidado y obsoleto, y que, sin embargo, sigue vigente y con la misma fuerza que cuando comenzó.

Mingus, no solamente fue compositor, también lucho contra la discriminación, y una manera de luchar fue ejecutar un instrumento el cual le dijeron que sólo podía ser manipulado por personas blancas. El hombre que era conocido por tener un carácter sumamente fuerte, que arrancaba las cuerdas del piano con la mano, que no le importaba que fueras un personaje conocido en el jazz pues en un momento podía descargar su puño sobre tu quijada y después te pediría perdón y seguirías trabajando con él.

 

Última función: viernes 22 de noviembre, a las 20 hrs. Foro Off Spring

Por: Gonzalo Valdés Medellín

Cada creador escénico se debe a sus obsesiones. Y la directora Adriana Enríquez, entre sus obsesiones creativas, cuenta a Edgar Allan Poe, a quien ya el año pasado erigió un bello homenaje en lectura en atril, perfectamente calibrada en la palabra y la belleza de las imágenes levantadas por la narración de los cuentos extraordinarios del autor de “El Cuervo”.

75614238_1476389399177596_1006076787504971776_n
El Gato Negro de Poe

Ahora, Enríquez nos deslumbra con una nueva propuesta en torno a su adorado Poe, una aventura arriesgada dramaturgicamente hablando, pero bien librada a todas luces, que basa su hechura en la exploración sensorial del famoso relato “El gato negro”, clásico entre los clásicos de Poe.

En esta ocasión, la también directora de obras como La peor señora del mundo, Cuidado con el hacha y Princesas desesperadas, conduce a los espectadores al corazón mismo del relato tenebroso. Es una exploración entre tinieblas, iluminadas tan sólo por la palabra bien dicha y perfectamente equilibrada por el grupo actoral.

Unas velas iluminan unos rostros…. La luz es penumbra y se vuelve tenebrosa, la materia histriónica está al servicio del texto y la sensorialidad se torna asombrosamente verosímil, como si estuviéramos viajando por entre las páginas de aquel viejo libro de terror.

75453520_819603078499173_596609509040848896_n
El Gato Negro de Poe

“¿Tienen miedo?”, pregunta una de las actrices (Xóchitl González, asombrosa) recorriendo lenta y ríspidamente el escenario. La historia cobra vida en las voces de Karina Enríquez (cada vez dotada de mayor madurez expresiva), Daniela Pedraza, Leonardo Cárdenas, Camila Guzmán, Cristina Neri, Xóchitl González y Francisco Cota. La historia de un crimen casi perfecto (¿hay crimen perfecto?) acierta a helar la respiración y, por cierto, a reflexionar sobre la fragilidad de la vida, cuando la existencia se ahoga en los vacíos de la negrura.

Excelente en su puesta escénica, en su confirmación luminotécnica y en su dirección actoral, El gato negro, versión y dirección de Adriana Enríquez manifiesta una gama de talento teatral sin preconcepciones obsoletas ni trivialidades rebuscadas. Hay rigor, hay temple dramático y una entrega absoluta por parte de cada intérprete, a la creación de un espectáculo teatral que deja huella en la memoria sensitiva.

El trabajo de Adriana Enríquez es admirable en muchos sentidos: buen manejo del espacio, atinada aplicación del ritmo y la lógica interna, y sobre todo: congruencia dramática, elementos que componen un trabajo de notables y apreciables resultados artísticos.

77381714_423823891890120_1955865623414177792_n
Adriana Enríquez – Directora

Este viernes 22 de noviembre El gato negro dará su última función a las 20 hrs., en el Foro Off Spring (Francicso Pimentel 14, colonia San Rafael, tel. 55920619), este espacio alternativo, donde se generan propuestas de diversa índoles creativa, conceptual e ideológica surgen nuevas presencias y voces del teatro independiente mexicano que dan ejemplo y marcan pauta para una continua transformación de los lenguajes escénicos, tal cual demuestra este incisivo montaje de Adriana Enríquez.

Hay que asomarse a El gato negro de Edgar Allan Poe o… ¿tienen miedo?

Por: Julio Espejel

En el último paseo que tuve por la Glorieta de los Insurgentes, lugar que siempre me ha parecido es un ombligo muy importante y altamente diverso en nuestra Ciudad, me encontré con que en la explanada, en la cual hasta a El Tri me ha tocado ver, había un grupo de gente presenciando una función de teatro, muy entretenida según noté; así que decidí acercarme un poco y ver de qué se trataba.

Resulta que lo primero que noté fue que era algo de leyendas que, de acuerdo a las fechas de muertos recién terminadas y lo evidentemente “pre-hispánico” que unas coloridas máscaras de ese estilo me dejaron entrever, supe más o menos de qué iba la historia, que ya llevaba rato de haber empezado. Poco a poco me fui acercando cada vez más porque, efectivamente, era una obra entretenida para esa tarde entre semana.

Con una sencilla y clara manera de mostrar a los personajes, con muy pocos elementos pero mucho desenvolvimiento escénico ¡y en plena Glorieta!, lograban expandir los recursos a una gran distancia. Me llamó la atención que la gente estaba muy emocionada tomando fotos y sonriendo ante tal irrupción en el espacio y en su día. ¡Qué hermosa oportunidad! Los espectadores por supuesto no esperan ser detenidos con una obra de teatro, o cosa similar.

WhatsApp Image 2019-11-19 at 5.31.46 PM
Semana de las Juventudes – Julio Espejel

¡Qué interesante!, pensé esta vez. ¿Qué tanto se podría hacer con un espacio así?

Y continué observando mientras me intrigaba cada vez más descubrir de qué evento se trataba. Hurgaba información en cualquier lugar a la redonda, tratando de no interrumpir el trabajo de los actores que brincaban de un lado a otro mientras se peleaban los 3 únicos micrófonos; de pedestal. Tomé un par de fotos y rodeé hacia el otro extremo buscando una señal. Allí estaba: me encontré con unas pancartas tomadas cada una por uno o dos jóvenes con un chaleco verde, como si fueran a nadar, todos llenos de entusiasmo.

Entre que miraba el final del espectáculo y que preferí tomar fotos a la información del evento, que ellos tenían en sus carteles, me fui acercando. Foto. Y al otro: Foto. Siguiente:¡Foto! Ellos muy entusiastas atrayendo a otros jóvenes al evento. ¡Foto!

Pero para cuando la obra de teatro terminó, la historia modificó de cierta manera: un hombre de unos 30 años quien, evidentemente vivía en situación de calle, se paró en medio escenario y se puso a bailar como un profesional, hasta donde la mona lo dejaba. Por supuesto que causó conmoción y no puede evitar el tomar un video (muy improvisado, por cierto) y comenzó mi análisis.

Regresé donde las pancartas y pregunté de qué se trataba todo eso a uno de los colaboradores más entusiastas. Me respondió que era “LA SEMANA DE LAS JUVENTUDES EN CDMX”.

¡Órale, qué loco! pensé. Y pregunté la finalidad de dichas manifestaciones: “colocadas en espacios poco frecuentados por grupos artísticos y al alcance de todo aquél que estuviera alrededor, principalmente los grupos de jóvenes más vulnerables para atender a sus carencias de oferta cultural y espacios de expresión”, según las propias palabras de el del chaleco.

¡Órale! Volví a pensar.

Según yo, este proyecto que busca repetirse cada año, a pesar de ser una excelente iniciativa, no estaba cubriendo la necesidad que busca satisfacer y eso lo reafirmé cuando nuestro bailarín en cuestión se cansó de ser el centro de atención y casi se cae, así que decidió regresar a la mona con su compadre el bolero y seguir tomando su refresco, a la espera de lo siguiente que sucedería en el “escenario”. Y a simple vista ya no hubo más.

Pero como la idea de “los más vulnerables” ya había sido insertada en mi cabeza, me fui acercando ahora a la pareja de relegados sociales que terminó siendo un grupo de tres cuando se acercó otro, que era extranjero y que evidentemente estaba, como los otros dos, viendo qué podía sacar de los transeúntes para poder continuar con su largo día en las calles.

Intentaron sacarme dinero, por cierto, argumentando que yo era extranjero y que ellos podían auxiliarme en la peligrosa Ciudad de México. Con un par de “a huevo”, un “te vas tendido” y algunas otras palabras muy de los capitalinos, carnales del mero barrio, para evitar algún atraco, le pinté raya y terminamos platicando muy amenamente de la policía.

Como quiera me zafé y observé, ya de lejos, a la estrella de esa tarde en “LA SEMANA DE LAS JUVENTUDES”; de cómo lo ignoraban después del primer baile, por más que él gritaba desesperadamente por un poco de atención. Quizá por un poco de compasión. Luego vi cómo transeúntes y usuarios del metro de pronto se volvían a sumergir en la cotidianeidad y sus problemas, olvidando los 15 minutos de show. Y de cómo a poco el hombre de naranja se fue sumergiendo a su vez en su mona y en sus problemas, olvidando los 5 minutos de fama y extinguiéndose en un rincón de la Glorieta de los Insurgentes, ombligo tan importante y diverso de nuestra ciudad.

¿Es real?

Repito: La necesidad del espacio no fue cubierta por el evento como fue concebida inicialmente, según yo. A pesar de que por “JUVENTUDES” supongo que se refieren, principalmente a  los que apenas están definiendo qué sucederá en su futuro, preparatorianos, universitarios y otros “estudi-hambres” o hasta los “ninis”, el sector de los jóvenes que trabajan por necesidad, etcétera; pero y ¿qué pasó con la necesidad de los “más vulnerables y desprotegidos que no tienen acceso a la cultura y a los espacios”? (SIC).

Evidentemente nuestro Joker región 4 tenía un determinado talento y muchas ganas de expresarlo. ¡Claro! ¡No era ninguno de El Gran Silencio o de algún grupo de teatro que pudiera presentarse! ¿Y sus ganas? ¿Y su caso? ¿Y su beca? ¿Y su reinserción a la sociedad gracias a un evento cultural, dónde quedó?

Mucho entusiasmo de los colaboradores de las pancartas dando la información para que todo llegáramos a los muchos eventos gratuitos que se hicieron por distintas alcaldías en lugares públicos muy populares. Muy bien. Pero realmente, ¿dónde estaban los verdaderos organizadores? ¿Dónde quedaron los que pusieron a funcionar y dieron marcha a la iniciativa? ¿Detrás de un escritorio? ¿O tomando fotos de lo que sucedía acerca de la presentación, sólo para reportarlo?

Considérenme un Grinch pero espero que todos aquellos que asistieron a alguno de los magnos eventos generados, lo hayan disfrutado mucho, hayan llevado su agua y sus papas para poder ver a su artista de forma gratuita y disfrutar, efectivamente, de una presentación única hecha para ellos, los jóvenes que forjan el futuro no sólo de la Ciudad sino del país. Que les haya modificado la vida. Por mi parte decidí no volver a interesarme en dar seguimiento a dichas actividades, por lo menos hasta la siguiente edición (si es que la hay) y mejor decidí compartirles este último episodio de mi paso por ese común y transitado lugar que, siempre me ha de sacar de la cotidianidad.

– Marco Pérez

Detesto a la gente que fuma,
el humo del cigarro
me parece repugnante
en cuanto a mi nariz toca.
Y, sin embargo,
más que soportar tu defecto,
siempre llevo un encendedor conmigo
por si se te ocurre fumar.

Por: La J

A ver: ya llegué y ahí les voy.
El término homofobia hace referencia a la aversión (fobia, del griego antiguo φόβος, Fobos, ‘pánico’) obsesiva[1] contra hombres o mujeres homosexuales, aunque generalmente también se incluye a las demás personas que integran a la diversidad sexual, como es el caso de las personas bisexuales, transexuales, transgéneros, y las que mantienen actitudes o hábitos comunmente asociados al otro sexo, como los metrosexuales y los hombres con ademanes tenidos por femeniles o las mujeres con ademanes tenidos por varoniles. El adjetivo es «homófobo» u «homofóbico». Sacado de Wikipedia para ser más generales. Aunque muchos declararán no pertenecer a ésta categoría voy a profundizar un poquito en ello.
Hoy es el #DíaMundialContraLaHomofobia y si quieren saber por qué precisamente hoy, la historia es que, en 1990, el 17 de mayo, la Organización Mundial de la Salud declaró la homosexualidad fuera de la lista de enfermedades y padecimientos patológicos, con lo que la comunidad gay se vio respaldada en su lucha ya iniciada muchos años antes. Pero lo que cabe mencionar es que el día no se llama Día Mundial de apoyo a la comunidad gay, sino Contra la homofobia. ¿A qué se refiere? A los que no son gays.
Resulta que una cosa es nacer con determinada orientación como ser gay, descubrirse trans o asumirse como bisexual por ejemplo, ya que la afirmación de la identidad sexual es un proceso natural de los seres humanos, pero otra muy diferente es que, además del proceso interno de aceptación, se sobreviene el luchar, no por la aceptación en sí, como por el hecho de ejercer el derecho a ser respetados, sólo por ser «diferentes».
Desde hace siglos, la organización religiosa y politica de los humanos decidió satanizar, como muchos otros tópicos, a la homosexualidad. No se trata de entrar en un debate sino de poner en la mesa una opinión. Porque de ahí viene el origen del problema, según yo.
A través de muchos estudios y análisis de el tema, se ha descubierto que en la mayoría de los casos, descubrimos quiénes somos en cuanto a nuestra sexualidad desde temprana edad y no se trata de una cuestión voluntaria sino que en muchas ocasiones incluso es un asunto genético al cual no se puede renunciar. A lo que voy es a que una persona no es responsable de lo que le tocó en ésta vida a nivel rasgos congénitos e identidad. Y eso principalmente lo notamos en el sector de los y las trans, quienes se desarrollan desde el principio en un cuerpo que no sienten que corresponda a la misma. Y en menor grado, pasa igual con la tendencia natural del ser humano a utilizar su sexualidad de distintas maneras. Es decir: quien es gay, trans, queer, intersexual, heterosexual, etcétera, no puede evitar su escencia. Eso de hacerse o dejar de ser gay es un engaño; ni un gay te puede contagiar de homosexualidad si tú no lo eres y a ninguna trans la podemos hacer «machito» llevándola a un table dance.
¿Ustedes se pueden imaginar la carga emocional de un individuo luchando contra sí mismos y también contra su entorno? ¿Y además de eso, siendo expuestos, humillados, señalados y condenados? Estamos en pleno siglo XXI y de pronto aún encontramos mentalidades de la Era Medieval todavía. A pesar de todo lo que he mencionado, aún en éstos días existen países donde no sólo se persigue legal o religiosamente a los homosexuales sino que incluso se les asesina.
Aquí el asunto, como lo dije más arriba, no es de la comunidad LGBTTTI sino de los que no pertenecen a ella. El tema aquí reside, principalmente, en los condicionamientos que recibimos desde niños en casa, en la escuela y a través de todo lo que nos influye y nos determina. Cuando nacemos, según yo, no conocemos el rechazo por otro ser humano; nuestra mente está limpia y abierta. El problema viene después, cuando empezamos a desarrollarnos en un núcleo social. Y como muchos de ellos, durante mucho tiempo negaron la aceptación de individuos con distinta orientación sexual, pues nosotros mismos empezamos a discriminar. Y existen muchos tipos de discriminación, pero hoy toca hablar de homofobia.

Imagen pública

Desde hace mucho, cuando los gays empezaron a declararse abiertamente, hartos de sufrir rechazo, se inició un camino que ha llevado bastante tiempo. Y esto por registros históricos de violencia y malos tratos hacia personas que deciden vivir plenamente de acuerdo a su sentir y eso antes, era imperdonable para las conciencias más rectas y puristas, de acuerdo a sus propios criterios. El salirse del clóset es una decisión que toma tiempo y un esfuerzo no sencillo. Y francamente, cada vez es más común que alguien lo haga, precisamente gracias a todos aquellos que han alzado la voz para defenderse no sólo ellos, sino a un sector completo.
¿Les suena el término «gay friendly»? Bueno pues les comento que no se trata de una pose ni un favor que hacen los héteros hacia los demás, aunque así suena. En realidad lo que se busca es igualdad y respeto, ni siquiera tolerancia. Creo que ya estamos más allá de eso. Lo que se tiene años tratando de lograr es, precisamente que, el ser gay o cualquier otra de las posibilidades (que se especifican cada vez más), deje de ser una etiqueta: el ser como eres no es una tarjeta de presentación que deba influir en el trato que se recibe. Todos somos seres humanos diferentes.
Fácil.
El asunto aquí es cómo los NO HOMOSEXUALES son responsables de contribuir en la sociedad y las generaciones futuras para lograr esa armonía y trato igualitario. Depende mucho de cómo se responde frente a ello y no sólo en nosotros mismos sino en nuestras familias y círculos inmediatos. ¿Qué estamos haciendo nosotros en función de ese objetivo de la comunidad? Y si no nos interesa involucrarnos, ¿de qué manera nos hacemos a un lado? ¿Dejando el paso libre o poniendo nuevos obstáculos?
La Marcha del Orgullo se realiza en nuestro país a finales de junio, o sea que está muy próxima. Es en ella donde la mayor confrontación contra la homofobia se experimenta. No voy a hablar de los métodos ni si es correcta o no porque eso corresponde a otro artículo, sino del hecho en sí: un «desfile» o «parade» donde los pertenecientes a la conocida comunidad se exponen haciendo la mayor alusión posible a su forma de expresarse libremente y de alguna manera provocar un impacto social, haciendo un recorrido por las calles de la CDMX frente a miles de personas que no participan. Entre gritos, música y mucho humor, cada año se mide el nivel de aceptación o de homofobia como reflejo más que del apoyo, de la empatía y respeto que se ca generando en los ajenos, a lo largo de la historia.
¿Qué pasaría si uno de nuestros hijos, familiares o amigos decide demostrarse como alguien diferente a nosotros? Trillado, pero aún funciona porque, muchas personas aún no están plenamente para enfrentar una situación similar. Y eso también hace daño.
Les invito a investigar y ejercer su postura libremente pero siempre con respeto. ¡Tú también puedes ayudarnos a combatir la homofobia! ¡No emitamos odio: mejor generemos educación y respeto!

Imagen pública

Tengan un feliz día. Nos leemos pronto.