El amor en los tiempos de Fey

por Julio Espejel

¿Y de qué otra cosa va a hablar uno en éstas fechas si no del amor? Podría preguntarles, o más bien contarles, qué representa el festejo del amor y la amistad según Google, pero mi ruta mental no va por ahí.
Respecto al tema, hoy tenemos mucha variedad de opiniones: hay quienes lo odian, precisamente porque no tienen con quién festejarlo, hay a quienes les parece un día común aunque les llegue un incauto con algún detalle y la mejor intención de hacerlos sentir valorados, para otros es el pretexto ideal para encamarse y muchos otros a los que les encanta y están todo ese día repartiendo buena onda y mucha amistad por doquier, sintiendo que traen alas y un arco. Y muy aparte están también los que esperan súper ansiosos la ocasión: todos los que venden chocolates, globos, peluches, condones, tienen cafés, restaurantes o moteles y en un día, sacan lo de una quincena, mínimo.

Personalmente, no creo en los festejos anuales para uno u otro motivo (día de la madre, del padre, del niño, navidad, etc…) porque me parece un placebo para nuestra falta de atención hacia dicho tema los otros 364 días; sin embargo, no es una fecha que me moleste sino que, más bien, me hace recordar las vueltas de la vida, porque muy probablemente, cada 14 lo festejamos con distintas personas, demostrando que nuestro amor o nuestra amistad muchas veces tienen una fecha de caducidad.
Y créanme que no lo digo por amargo: yo realmente creo en el amor. O lo que me hicieron creer que significa esa palabra. Y es ahí justamente donde quiero profundizar un poco.
A ver, vamos creando un contexto:

La década de los 90s la pasé de los 12 a los 22 años. ¡Qué ternura!
Eso quiere decir entonces que, toda la información que recibí durante los años principales en los que uno reafirma su identidad, fueron los 90s: etapa de transición y avance respecto a muchos temas que fueron generando que, los más jóvenes comenzáramos a adueñarnos de nuestras propias decisiones y del futuro del planeta (según).

Internet
Noventas Imagen de Internet

Los de la Generación X, que son los que ya tenían arriba de 15 años, querían hacer grandes cosas y revelarse por completo ante la ya entonces caduca ideología de los Baby Boomers o sea, nuestros padres, básicamente. Sin embargo, no contaban con todo lo que iba a suceder y que, justo aquellos que estaban naciendo en esos años (los millennials), serían una generación mucho más fuerte que vendría ya con muchos chips de adaptación y lucha que, en ese momento no se veían venir todavía; me refiero, de entrada, a la era digital y una nueva forma de globalización que, para la mayoría, iba a representar un cambio radical y nada fácil.

Bueno pues, mientras unos nacían y otros eran los nuevos encargados del planeta, yo estaba apenas en una lucha por definir quién era y empezar a formar mi propio criterio, como bien iba pudiendo. Y de alguna manera porque la década en curso ayudaba bastante y lo iba haciendo casi sencillo; justo porque, en ese entonces, los de mi generación seguían siendo un poco rebeldes contra ciertos temas ya establecidos pero, la verdad, es que seguíamos siendo demasiado fresas.

Queríamos una libertad sexual que no sabíamos dónde vendría a parar, por ejemplo. Había una inmensa necesidad de expresión que se notaba en la forma de vestir y peinarse. Todavía nos tocó (aunque me duela aceptarlo) la televisión de las caricaturas ñoñas, las telenovelas tradicionales y programación deportiva; párale de contar. Todo muy controladito por los medios de comunicación. Leíamos ERES, 15 a 20 y ese tipo de cosas que, ahora entiendo, también nos llevaban por un viaje de descubrimiento hacia lo que representaba pasar de niño a adulto y nos bombardeaban con la moda, las noticias de los famosos y miles de tips para ligar, elegir una carrera, definir tu personalidad y ser alguien en la vida. No diré que eso estaba mal porque, como dije, estábamos buscando romper patrones y ser lo más auténticos posible, alejándonos de las formas. O lo intentábamos.

En mi caso también seguro cuenta el que estaba demasiado imnerso en una escuela católica donde, la mayoría de mis compañeros eran bastante tradicionalistas y de una u otra forma eso me influenciaba. Y justo hacia allá voy.

Recuerdo que, a finales de los 90s, que era más o menos cuando mi vida sentimental iba iniciando, la forma de comportarnos era muy diferente a como funciona hoy en día. No voy a generalizar pero lo común era, por ejemplo, salir varias (a veces muchas) ocasiones con alguien antes de andar y por supuesto era muy difícil que, en un primer acercamiento con alguien, hubiera contacto sexual; se trataba de ir conociendo los gustos, actividades, amistades y forma de pensar de la otra persona para, luego decidir si venía un siguiente paso. Por supuesto, la mayoría respetaba a los ligues o parejas de los amigos y no se usaban los frees todavía y mucho menos andar explorando todos contra todos en un grupo de cuates, aunque quizá sí había ganas de hacerlo. Todavía a muchos, en casa, nos tocó el modelo de la familia tradicional y el matrimonio “hasta que la muerte los separe”. La infidelidad era de lo más reprochable justamente por una educación monógama muy arraigada desde tiempos inmemoriales y con la cual fuimos adiestrados también. Éramos manita sudada y muy fijados en los detalles; recuerdo que todavía usábamos cartitas, recaditos, flores, canciones dedicadas y un sinfín de cosas que seguramente parecerán de lo más cursi para los más jóvenes. Parece de la época de Angélica María pero así fuimos todavía: teníamos la ilusión de un amor de película para permanecer ahí por el resto de nuestros días. ¡Error!

Yo tengo la fea costumbre de rodearme con gente más joven y definitivamente su rollo es otro; todavía no termino de entenderlos por completo. Me sorprende un poco su forma de relacionarse aunque ha llegado el punto en el que también me parece lógica su pensamiento: si no tuvieron chance de experimentar esas cosas, ¿cómo van a tener la misma idea del amor sin haber vivido lo mismo desde que fueron niños? Mientras nosotros escuchábamos “Media naranja”, “Mírame a los ojos” o “Enamoradísimo”, ellos han crecido con “Dame la batidora”, “Sin pijama” o “Felices los 4″, por ejemplo. Es obvio que hay un inmenso abismo de ñoñez entre unas y otras. ¡Y eso seguro debe cambiar tu forma de entender una relación! Para ellos resultaría ridículo cantar: ” estoy tarumba, claro que sí”…

El caso es que, en algún punto llegué a esa conclusión: los jóvenes hoy por hoy, aman de otra manera muy diferente.

El otro día encontré una imagen que les comparto y que, justamente resume parte de lo que pienso: el miedo a enamorarse o al compromiso y a ser lastimado genera una careta muy funcional actualmente y dicta todo un código de comportamiento entre individuos que, lejos de disfrutar de una relación, viven en una lucha de poder y la constante defensa ante la otra persona. ¿Gana el que lastima más y sale ileso? Se trata de perder lo menos hasta el último momento.

IMG-2019
Imagen de Internet 

Y entiendo entonces que no podemos pedirle peras al olmo y sin embargo, yo los noto muy despreocupados frente al tema. ¡Así funcionan y ya! Entre packs, memes, publicaciones, bloqueos–desbloqueos, perreo, sexo casual y otro tipo de intereses al buscar una pareja o alguno de sus juguetes sexuales, depende. Al parecer esa es la idea que tienen del amor. Muy diferente a la que me vendieron a mí. Por mi parte más bien defiendo el riesgo a entregarse y estar consciente de que, muchas veces es mejor pagar el precio de un corazón roto a cambio de todos los días inolvidables que pudo regalarnos una persona, al hacernos experimentar esa indescriptible sensación que, estoy seguro, algunos ni conocen por no permitirse llegar al fondo de sus emociones. O porque fueron lastimados. Triste.
Pero yo no son un niño normal. Nací en el auge del amor pop. Como dice Mecano: “yo soy uno de esos amantes…”
Y creo que así seguiré: cantando y bailando ñoñerías cada vez que aparezca ese revoloteo en el estómago.
Soy Xennial, entre otras cosas. ¡Lo siento!

¡Feliz 14 de febrero!
¡Nos leemos después!

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Paco dice:

    Muy buenos comentarios… Felicidades amigo.
    Tienes el talento y el potencial

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s