#MeTooEscritoresMexicanos – El destape de la cloaca

por Deysi Sánchez H.

(Twitter: Deysi_SH)

México siempre se ha caracterizado por ser un país misógino, machista y feminicida; y no son solo palabras, pues 0 cifras hablan por sí mismas. En años anteriores la media de mujeres asesinadas al día era de 7, lo cuál ya era bastante preocupante, el feminicidio se comenzó a monitorear y muchas activistas enfocadas al feminismo comenzaron a hacer de éste un tema más visible. Con esto podríamos esperar que las cosas se tornaran en favor de las mujeres, algo que dentro de este país suena utópico.

Ya para 2019, las estadísticas se modificaron, no a nuestro favor, pues ahora las cifras nos arrojan el resultado de que son nueve mujeres asesinadas cada día; también se tienen datos que seis de cada diez mujeres han sufrido algún tipo de violencia, incluidas menores de edad, esto según datos de ONU Mujeres.

¿Pero por qué no denuncian las mujeres? Porque la mayoría no tienen confianza en las autoridades, porque muchas veces al ir a denunciar sufren de revictimización, pues las comienzan a interrogar de tal manera que las hacen sentir culpables, si las golpearon es porque ellas se lo buscaron, porque algo hicieron, por su comportamiento, o incluso por su vestimenta. Debido a esto solo 1% de los delitos son denunciados y apenas el 3% de las investigaciones policiales acaban en sentencia.

Por la razón anterior es que las mujeres hemos buscado nuevas formas de denuncia y justo eso ha hecho que surgiera el movimiento #MeToo, en México la primera en hablar de abuso y acoso fue la actriz Karla Souza, pero lamentablemente, aunque no de manera sorpresiva, su testimonio se puso en tela de juicio; al final el caso no trascendió.

Pero en este último fin de semana por fin se abrió la caja de Pandora, bastó un tuit evidenciando a un conocido escritor para que el movimiento #MeTooEscritoresMexicanos tomará el suficiente empuje como para impulsar a aquellas mujeres que se han sentido agredidas por un sector en específico, el sector “intelectual” de escritores. Y comenzaron a caer nombres, uno tras otro, testimonios. Pero no todas las mujeres denunciarían abiertamente, asi que creó una cuenta de Twitter para que las mujeres víctimas de alguno de estos hombres pudieran denunciar de manera anónima.

(@MeTooEscritores): https://twitter.com/MeTooEscritores?s=09

2019-03-25_01.55.07.jpg

Muchos nombres comenzaron a surgir, algunos más conocidos que otros, y algunos se comenzaron a repetir, lo que hizo que hizo que esta dinámica cada vez tuviera más credibilidad. La reacción de la red feminista fue contundente, dando seguridad absoluta a toda aquella que denunciara de forma anónima, o no, con Hashtags de #YoTeCreo, #SeVaaCaer, etc., la red sorora de mujeres brindaba seguridad y apoyo a todas las víctimas de cualquier tipo de violencia.

Pero este movimiento no se limitó a escritores, también se contagió a académicos, a hombres involucrados con el cine y a otros gremios que parecerían que por ser parte de las artes o a tener cierto grado de intelectualidad los exentarían de comportarse de manera tan ruín en contra de las mujeres. Dentro de las denuncias se visualizaron problemáticas como acoso, violaciones, hostigamiento laboral y académico, entre otras, situaciones que la si no todas, la mayoría de mujeres sí las hemos padecido.

Sin embargo, como era de esperarse el movimiento #MeToo también tiene a sus detractores, a los que no creen en lo que dicen las víctimas, a los y las que creen que muchos de los casos han sido inventados por algún tipo de venganza, porque ante ellos estos hombres se han comportado de una manera cortés, así que pasan por alto que muchas veces ese es el perfil de este tipo de individuos, y que, muy a nuestro pesar, muchas veces las personas no reaccionan de la misma manera con todas las personas, pues no todos despiertan ese “instinto” con todo el mundo.

Escritores más nombrados en el movimiento #MeTooEscritoresMexicanos

Lo que sí es verdad y vale la pena enfatizar, es que cada vez son más las mujeres que se atreven a levantar la voz; cada vez la red de sororidad crece y se vuelve más sólida, pues representa toda la rabia que ahora se está convirtiendo en fuerza. No importa que muchos las tachen de exageradas, no importa que muchos quieran demeritar su lucha, porque más vale gritar antes de seguir soportando golpes y hostigamiento, más vale gritar antes de convertirse en una cifra más de feminicidio.

Para muchos tal vez se trate de venganza y desprestigio, pero todos aquellos deberían de darse el privilegio de la duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s